Nunca digas buenas noches

Nunca digas buenas noches, que yo esperaré fingiéndome dormida…
Habré jugado a cuentos de hadas, dejando miguitas para que encuentres el camino.
Habré teñido las baldosas amarillas de tonos grises, inclinado las paredes y retorcido las puertas. Y estaré esperando taciturna a ver la sombra que sostiene el puñal, deseando que acate las órdenes recibidas.

Nunca digas buenas noches, que la inquietud se posará sobre mis hombros.
Me hará extraña ante el espejo, doblegará mi voluntad al filo de una sonrisa y quedaré exhausta para siempre, anhelando una dosis.

Nunca te detengas. Termina tu cometido antes de que la luz de la mañana presuma cínica y su calor te sature… y corre… no dejes que nadie vea que he caído sin oponer resistencia, que estaba despierta, con los brazos abiertos, aguardando la llegada… con una sonrisa en los labios.



 

Creando

Acting

Twitter