Arthur Conan Doyle

Me arrellano en mi sillón junto a la chimenea donde crepita el fuego, con la copa de coñac en la mano derecha y la izquierda caída descuidadamente, acariciando la cabeza de mi perro...
Hasta que descubro que no tengo perro.


 

Creando

Acting

Twitter